Cuándo no deberías contratar un servidor virtual

Consultor de Marketing Online y Comercio Electrónico, especializado en SEO, SEM, PPC, Ecommerce y e-Logística
¿Me sigues?

Cuándo no deberías contratar un servidor virtual

By José Antonio Carrillo López   /     dic 15, 2015  /     Hosting  /     

Contratar VPS

Existen múltiples tipos de soluciones para distintas clases de proyectos web. No todas son útiles para lo mismo. Por eso es importante que a la hora de iniciar un proyecto tengamos presentes las necesidades que vamos a tener, tanto en lo que respecta al presupuesto como al peso medio de nuestra web y el nivel de escalabilidad que requerimos.

El hosting compartido viene a ser la solución más extendida, pero no necesariamente es útil para muchos proyectos con un nivel de tráfico y unas exigencias de velocidad elevadas. Otra solución es el VPS o servidor virtual, que aporta a un proyecto la autonomía de recursos que necesita. Una tercera opción es el servidor dedicado, o contratación de infraestructura.

No siempre el servidor virtual es la opción más indicada, aunque si tienes un proyecto web en el que quieres no compartir espacio ni recursos con otras páginas, el VPS sin duda es la mejor opción.

Cuándo no debes utilizar un VPS

Hay circunstancias en las que no vas a necesitar utilizar un servidor virtual. Por ejemplo, si existe un programa en la nube que te sirva para hacer lo mismo que tú quieres hacer, sin necesidad de instalar ningún software. Piensa por ejemplo en el servicio de correo de Gmail al que accedes todos los días. Su nivel de velocidad es muy aceptable y, aunque sea un correo en la nube y gratuito, te están dando un nivel de calidad elevado.

Aunque evidentemente Google siempre es Google, habrá servicios en la nube mejores que otros. En unas páginas, estás pagando por un servicio premium y generalmente ya te están ofreciendo un espacio privilegiado para que dispongas de la RAM y velocidad de disco duro que necesitas. No obstante, si te percatas de que dicho servicio no es bueno, aunque estés pagando, quizás dicho software en la nube no te convenga.

Otros casos en los que no debes utilizar un VPS es cuando necesitas una gran cantidad de espacio y velocidad. En tales casos, la solución más extendida es el servidor dedicado. Por ejemplo, si tienes muchas webs y quieres alojarlas en un único sitio, tener un servidor dedicado te va a resultar de mucha ayuda.

Por último, si lo tuyo es un proyecto sencillo, como una web en HTML que no tiene muchas visitas, entonces no te hace falta pagar el precio de un VPS. Con abrir una página en Weebly, WordPress o Blogger tienes suficiente. También puedes contratar un hosting compartido e instalar un WordPress o Joomla ahí.

¿Tienes un servidor virtual contratado?

Deja un comentario

  • Sobre mi

  • ¡Suscríbete!

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

A %d blogueros les gusta esto: